La SEC y la FEC niegan que la libre dispensación de la píldora del día después aumente las ITS ni las relaciones sin protección

14/02/12

Los doctores Esther de la Viuda y Ezequiel Pérez Campos piden a Sanidad que el informe sobre este fármaco se base sólo en criterios científicos y no incluya “sesgos de otra naturaleza”

MADRID, 13 Feb. (EUROPA PRESS) –

L a libre dispensación de la píldora del día después no aumenta la incidencia de infecciones de transmisión sexual (ETS) ni la frecuencia de relaciones sexuales sin protección, según las conclusiones de la Conferencia de Consenso sobre anticoncepción de urgencia de la Sociedad Española de Contracepción (SEC), celebrada en noviembre de 2011 y presentadas este lunes, 13 de febrero, en Madrid.

“Una vez realizada la revisión bibliográfica y puesta en discusión, los expertos han llegado a la conclusión de que los estudios de los que disponemos sobre provisión por adelantado o libre dispensación (de la píldora del día después) muestran que no hay un aumento de la incidencia de infecciones de transmisión sexual (ETS)”, señaló la Presidenta de la SEC, la doctora Esther de la Viuda.

Además, según estas conclusiones de consenso, elaboradas por expertos de diferentes ámbitos, como la Atención Primaria, la Cardiología o la Hematología, el uso de la píldora del día después “no aumenta la frecuencia de relaciones sexuales sin protección y no van a cambiar los patrones de uso de anticoncepción regular”. Estas conclusiones van en la línea de la última encuesta sobre anticoncepción de urgencia realizada por la SEC, en la que participaron 6.200 mujeres entre 14 y 50 años de edad. Sus datos muestra que sólo el 14 por ciento de las españolas habían utilizado alguna vez la píldora del día después, el 77 por ciento por haber tenido algún problema puntual con el uso del preservativo. Únicamente el 4,6 por ciento tomó la píldora por no haber empleado antes ningún otro método regular de anticoncepción.

La SEC y la Fundación Española de Contracepción (FEC) presentaron las conclusiones de la reciente Conferencia de Consenso y reiterar los datos de su encuesta coincidiendo con la decisión del Gobierno de estudiar la posibilidad de que la píldora del día después deje de dispensarse libremente en las farmacias, como se decidió hace dos años, y pase otra vez a requerir receta médica.

Un informe sin sesgos
El Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, presidido por Ana Mato, ha solicitado un informe “médico y científico” sobre las repercusiones de la píldora del día después en la salud, en el que colaborarán la Organización Médica Colegial (OMC), la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO) y la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS). Tanto la presidenta de la SEC como el presidente de la Fundación Española de Contracepción (FEC), Ezequiel Pérez Campos, lamentan que no se haya interesado la colaboración de sus organizaciones para este estudio y han pedido a Sanidad que se base sólo en datos científicos y no contenga sesgos de otra naturaleza. “No nos gustaría que el informe no estuviera basado en evidencias científicas  ni que tuviera algún sesgo de otra naturaleza, como algún tipo de juicio previo sobre qué pueden estar haciendo las mujeres o qué se puede estar derivando del uso de la píldora postcoital”, ha reclamado el doctor Pérez Campos.

Ambos expertos consideran probada la seguridad y eficacia, así como la ausencia de consecuencias graves del uso de esta píldora como método de anticoncepción de urgencia, también en adolescentes, como lo certifica específicamente la Organización Mundial de la Salud (OMS).

De hecho, carece de efectos adversos graves –sólo puede provocar náuseas, cefaleas o alteraciones en el sangrado–, ni siquiera con su uso repetido; no es tóxica y no provoca interacciones importantes con otros medicamentos. Según De la Viuda, “cumple con todas las características de un fármaco de libre dispensación”.

Ni abortiva, ni bomba hormonal
Además, el presidente de la FEC subrayó que esta píldora “no es abortiva”, a pesar de contar con un prospecto “obsoleto” en este sentido, que no precisa que este fármaco “no impide la implantación del huevo fecundado”. Tampoco supone, ha precisado, “una bomba hormonal” para el organismo de la mujer, un error que, según dice, ha calado hondo en la sociedad.

Para el doctor Pérez Campos, la píldora del día después lleva dos años siendo de libre dispensación en España “sin que se haya registrado ningún problema médico” y consideraría “una regresión social y sanitaria” que volviera a necesitar prescripción. A su juicio, sería también “ir contracorriente” en Europa, donde países como Francia o Reino Unido la dispensan libremente y ahora comienza Irlanda.

A juicio de la doctora De la Viuda, el problema no estaría en volver a la receta para conseguir este fármaco, sino en que este cambio “supusiera una vuelta a la situación anterior”, en la que había una cobertura deficiente en fin de semana para conseguir esta pastilla y su disponibilidad dependía de cada comunidad autónoma. Sin embargo, apunta, mejorar la situación requeriría una inversión.

La segunda oportunidad
Ezequiel Pérez Campos y Esther de la Viuda defendieron con argumentos la postura de la FEC y SEC ante posibles modificaciones de la dispensación sin receta de la píldora del día después. Ambas entidades, según la agencia EFE, han manifestado su “sorpresa” y “malestar” por el hecho de no han sido convocadas por el Departamento que dirige Ana Mato para participar en el informe médico y científico sobre las repercusiones de la píldora postocoital en la salud de la población femenina en general y, especialmente, de las menores que todavía están en desarrollo.

No obstante, han reconocido que el ministerio sí ha invitado a participar en dicho estudio a la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO), la cual ha recabado información de la SEC y de la FEC. De la Viuda ha precisado que “en principio” no presuponen que haya “ninguna intención” en la decisión de Sanidad de encargar ese informe distinta a mejorar la salud sexual y reproductiva de la población.

Aunque sí ha manifestado su preocupación ante la posibilidad de que se vuelva a la situación anterior a septiembre de 2009, cuando era necesaria una receta médica para acceder a la píldora del día después.”No hay motivos desde el punto de vista científico”, ha asegurado de la Viuda, quien ha recordado que el paracetamol tiene más riesgos y se puede comprar libremente en las farmacias.

Esta doctora ha lamentado que a pesar de las evidencias científicas que existen sobre la seguridad y eficacia de la anticoncepción de urgencia, el mensaje “no haya calado” en la opinión pública y en muchos profesionales.

La presidenta de la SEC ha insistido en que la píldora postcoital es “una segunda oportunidad”, es decir, que se utiliza cuando se ha tenido una relación sexual de riesgo por no haber usado protección o porque ha fallado el método anticonceptivo habitual.

Otra de las ideas “erróneas” que, según De la Viuda, persisten entre la población es que es un método abortivo. A este respecto, ha explicado que dos informes de la Federación Internacional de Ginecología y Obstetricia (de 2009 y 2011) insisten en que la inhibición de la ovulación es el principal mecanismo de acción de la anticoncepción de urgencia.

En cuanto a su seguridad, la Organización Mundial de la Salud (OMS) señala que es segura para todas las mujeres, incluidas las adolescentes, que es un fármaco bien tolerado que no produce reacciones adversas e, incluso, que su uso reiterado no presenta riesgos para la salud.

“No es ninguna bomba hormonal”, ha asegurado la doctora De la Viuda, quien ha señalado que las Guías del Royal College del Reino Unido van en el mismo sentido de la OMS.

Además, la Conferencia de Consenso sobre anticoncepción de urgencia de la SEC, celebrada en noviembre de 2011, que “no es una comida de amigos”, concluyó que su uso no aumenta las enfermedadesde transmisión sexual, no incrementa la frecuencia de las relaciones sexuales sin protección y no cambia los patrones de utilización de anticoncepción habitual.

Tampoco desde un punto de vista social tendría sentido la vuelta a la dispensación con receta de esta píldora.
A este respecto, el doctor Pérez Campos ha recordado los datos del estudio poblacional sobre esta píldora, realizado en septiembre de 2011 coincidiendo con el segundo año de su dispensación sin receta, que revelaban que las españolas no la utilizan como método anticonceptivo habitual.

Según esa encuesta, solo un 14 % de las mujeres de entre 15 y 50 años la habían usado alguna vez, lo que demuestra, según el doctor Pérez Campos, que las españolas la utilizan de forma “muy medida y muy controlada”.

Sin justificación para interrumpir la venta sin receta
Desde la Sociedad Española de Contracepción (SEC) y la Fundación Española de Contracepción (FEC) se afirma que no hay evidencia científica ni social para justificar la retirada de la venta sin receta de la píldora poscoital, “segura y sin efectos adversos graves”, por lo que consideraron que el análisis del medicamento y de su uso que proyecta el Gobierno “está fuera de lugar”., informa la agencia SERVIMEDIA.

“Pensamos, a la luz de la evidencia científica disponible, que la anticoncepción de urgencia es segura, no tiene efectos adversos graves y cumple con los criterios de la Agencia Americana del Medicamento (FDA)”, por lo que no hay “justificación científica ni social” para que no pueda seguir dispensándose libremente en las farmacias, declaró en rueda de prensa Esther de la Viuda, presidenta de la SEC.

Desde esta perspectiva, Ezequiel Pérez, presidente de la FEC, señaló que la postura del Ministerio de Sanidad de analizar con un grupo de expertos la píldora poscoital y su uso en España es “plantear una polémica de algo zanjado hace 10 años en algunos países” y, por ello, “fuera de lugar”.

Y es que tanto la SEC como la FEC aseguran que hay argumentos científicos suficientes procedentes de la Organización Mundial de la Salud (OMS) que avalan el uso seguro de este fármaco para “todas las mujeres”, lo que incluye a las adolescentes, y lamentan que no se haya contado con ellas, que se consideran entidades expertas, para formar parte del grupo de trabajo impulsado por Sanidad.

La única justificación que ven para que el Ministerio no tenga en cuenta la opinión de los expertos en contracepción es que la FEC colabora con la Sego, que sí está incluida en el grupo de análisis de la también llamada “píldora del día después”.

Uso racional después de dos años
Además de la seguridad de la píldora poscoital, que “no es un método abortivo”, la SEC y la FEC quisieron dejar claro que su utilización en España es “muy racional”, después de la autorización de su venta libre en las farmacias, en septiembre de 2009.

Para justificar este argumento, De la Viuda y Pérez recordaron los datos de una encuesta de la Sociedad de Contracepción, publicados en septiembre del año pasado, que indica, entre otros aspectos, que en los 12 meses anteriores a la realización del trabajo, sólo el 3,9% de las mujeres de entre 14 y 50 años decían haber utilizado la píldora poscoital. A la luz del mismo trabajo, el 14,1% de las españolas de entre 14 y 50 años referían haber usado alguna vez este anticonceptivo de emergencia, considerado “abortivo” por el 53,4% de las mujeres de esta franja de edad y “perjudicial para la salud”, por el 60%.

El hecho de que haya todavía gente que crea que este fármaco es abortivo y perjudicial para la salud sí es preocupante para la FEC, que señala a este respecto que la encuesta demuestra que hay que seguir informando a la población para evitar errores conceptuales como éstos.

Finalmente, las dos entidades recordaron que la farmacia es el lugar más frecuente de obtención de la píldora poscoital (33,9%), seguida de los servicios de Atención Primaria (27,5%) y de los de Urgencias (23%)

2012_02_14
Fotografía EuropaPress